2 February 2018

La Realidad Virtual en la conducción

Tech
Author
Carl

Cómo se aplica la realidad virtual a las situaciones de conducción: desde la autoescuela para los más jóvenes a la formación de los conductores.

 

Hablar de realidad virtual hace que pensemos enseguida en películas famosas como Matrix o algunos videojuegos de hace unos años pero es innegable que actualmente estamos en plena era de la Virtual Reality.

La Organización Mundial de la Salud prevé que, para 2030, la quinta causa principal de muerte se deba a los accidentes de carretera: precisamente por eso, se está trabajando en dos sentidos: por un lado para mejorar las carreteras y proyectar sistemas de transporte más seguros y, por otro lado, en la búsqueda de mayor seguridad en carretera, precisamente con la ayuda de la realidad virtual.

Para ayudar a conducir a los más jóvenes y contribuir a la formación de una nueva generación de automovilistas más fiables y competentes, algunas organizaciones están elaborando simuladores de conducción basados en la realidad virtual, ofreciendo así una experiencia práctica decididamente vanguardista.

Seeing traffic with fresh eyes

[Photo credit: www.gettyimages.it]

 

Uno de estos programas es el TEEN D.R.I.V.E, un software capaz de reproducir la experiencia de una conducción distraída para hacer tangibles los riesgos causados por actitudes imprudentes, como por ejemplo, el uso del móvil.

Los simuladores de conducción han resultado ser especialmente útiles para niños con exigencias especiales como los que sufren autismo: de hecho, la realidad virtual consigue compensar en ellos su falta de atención por lo que es real, acercándolos a temas y experiencias que, de otro modo, les resultarían lejanísimos e incomprensibles como es, por ejemplo, cruzar la calle de forma consciente.

También llegará la era de los coches que se conducen solos, los self driving cars.

Vehículos de este tipo requieren una potencia de cálculo increíble ya que el coche debería poder percibir detalladamente el mundo que le rodea y elaborar, en pocos segundos y gracias a sensores ultrasensibles, millones de datos para interactuar con todo lo que tiene a su alrededor y, además, considerar todas las posibles variables. Para ello, el CEO de Nvidia ha anunciado recientemente la creación de Drive PX Pegasus, el ordenador de 320.000 millones de operaciones al segundo, ideado expresamente para los self driving cars.

Empty cockpit of autonomous car, HUD(Head Up Display) and digital speedometer. self-driving vehicle.

[Photo credit: www.gettyimages.it]

 

Pero si la tecnología está dando pasos de gigante, lo que aún está por definir son los aspectos legislativos de los vehículos autónomos y la adecuación de las infraestructuras urbanas al nuevo sistema de transportes que se está definiendo.

Pero, la realidad virtual no trata evidentemente solo de simuladores de conducción.

Todas las grandes marcas del hi-tech están trabajando para hacer que este tipo de experiencias sean accesibles y muy cercanas a los consumidores. Como los Happy Meals de McDonald’s que ya se transforman en visores VR realmente baratos: solo hay que plegar el cartón e introducir el smartphone para tener acceso a la realidad virtual. Como Shadow, la sudadera creada por Artefact, que hace vivir una experiencia de realidad virtual innovadora y atractiva: de momento es un prototipo pero ¡pronto podría transformarse en realidad!

O también como vTime, el primer móvil social VR network creado por la empresa inglesa Starship, en el que los avatares de los usuarios pueden interactuar con amigos en lugares virtuales.

Consumer wears VR glasses and plays game at home

[Photo credit: www.gettyimages.it]

 

Tampoco la Playstation se ha hecho esperar y ha lanzado al mercado su Playstation VR, el visor compatible con la famosa consola que les proporciona a los jugadores una auténtica inmersión en la diversión.